Los superyates rusos que han sido incautados

Los superyates rusos que han sido incautados

Mar 07, 2022

Las noticias internacionales han informado sobre cómo los oligarcas rusos están trasladando sus yates fuera de Europa por miedo a las sanciones y a que las autoridades les incauten sus yates. Como los países plantean sanciones a las empresas rusas, algunos superyates ya han sido incautados en diferentes países. 

Descubre los superyates rusos que han recibido sanciones económicas o están siendo incautados.


Dilbar: ha recibido sanciones

La emisora de noticias alemana NDR anunció que los políticos alemanes de izquierdas exigieron la incautación del superyate Lürssen Dilbar, de 156 metros de eslora. Algunas personas enviaron mensajes dentro de la industria náutica anunciando que había sido confiscado, pero el gobierno alemán ha hecho la siguiente declaración:

"No se ha confiscado ningún yate. La entrega [del yate a su propietario] tampoco está prevista actualmente. Ningún yate va a salir del puerto si no está autorizado a hacerlo".

La sanción, titulada "El Tesoro sanciona a los rusos que financian a Putin y a los agentes de influencia respaldados por Rusia", nombra a las élites rusas que siguen prestando apoyo directo e indirecto al Gobierno ruso. El comunicado nombra directamente al superyate Dilbar, propiedad de Alisher Burhanovich. También se ha sancionado su avión de negocios, con el número M-IABU, con un valor estimado de 350-500 millones de dólares. 

El yate Dilbar está siendo sometido a reformas en las instalaciones de Lürssen en Hamburgo desde finales de octubre de 2021. Aunque los gobiernos han presionado a los empresarios rusos mediante la congelación de sus activos, aún está por determinar si tienen la posición de embargar sus bienes. 


Lady M y Lena: embargados

Según Boat International, el gobierno italiano ha incautado dos superyates: el Lady M, de 64 metros, y el Lena, de 40,8 metros. La noticia ha sido confirmada por Ferdinando Guiugliano, asesor de medios del primer ministro italiano, Mario Draghi. Los yates están vinculados a Alexey Mordashov (Lady M) y Gennady Timchenko (Lena). 

El astillero italiano Sanlorenzo, constructor del Lena, ha hecho la siguiente declaración

"El importe de la cartera de pedidos a 31 de enero de 2022, equivalente a 1.002,6 millones de euros, relacionado con clientes de nacionalidad rusa no alcanza el 10% del total, repartido en tres ejercicios. La empresa precisa además que se trata de sujetos no afectados por sanciones internacionales, cuyos pagos son regulares, y a día de hoy no se ha cancelado ningún pedido". 

Según la noticia, la Guardia di Finanza detectó los barcos amarrados en la costa italiana de Liguria. En unas declaraciones recogidas por Forbes y los medios de comunicación rusos, Mordashov ha declinado su participación en la política rusa y ha pedido el fin de la guerra en Ucrania. 


Amore Vero: detención confirmada

Las autoridades francesas han anunciado que el superyate de Oceanco, Amore Vero, ha sido incautado en La Ciotat. Así lo ha comprobado el ministro francés de Acción y Cuentas Públicas, Oliver Dussopt. Ha tuiteado:

"En el marco de la aplicación de las sanciones de la Unión Europea contra Rusia y en apoyo de Ucrania, hemos incautado un primer yate".

El Amore Vero es un yate a motor de 85,5 metros de eslora. Anteriormente llamado St. Princess Olga, su diseño exterior fue realizado por Lobanov Design y la arquitectura naval por Oceanco y Azure Yacht Design & Naval Architecture. Puede acoger hasta 14 invitados y alcanzar una velocidad máxima de 18,5 nudos. 


¿Podría complicarse la toma de yates? 

Aunque los embargos de yates llevan realizándose desde hace tiempo, ya que se realizan regularmente para recuperar deudas, estas sanciones y embargos de superyates rusos podrían complicarse legalmente. 

En situaciones normales, los propietarios siguen pagando a la tripulación y a los proveedores como siempre, pero según Benjamin Maltby, socio del bufete británico Keystone Law y especializado en derecho de superyates y bienes de lujo, esto podría ser difícil o imposible si los yates rusos son embargados. 

Al producirse la congelación de activos y las suspensiones bancarias rusas, los proveedores podrían no estar autorizados a tratar con el propietario del yate, lo que haría imposible pagar a la tripulación del mismo. Además, esto podría ser complicado para el gobierno, ya que, por ejemplo, deben estar en las aguas territoriales del país para poder tomar posesión de ellos. Esta es la razón por la que los superyates navegan hacia otros destinos, como las Maldivas. 

Imágenes de SuperYacht Times

Noticias relacionadas