La Ruta de la Sal: una regata histórica

La Ruta de la Sal: una regata histórica

May 04, 2022

El JPK 1030 de Christopher Opielok y el Swan 56 de Jaime Olazabal se proclamaron ganadores de la XXXIV edición de La Ruta de la Sal en sus dos versiones: el JPK 1030 lo hizo en la versión de Barcelona y el Swan 56 en la versión Denia. 

Este año se ha caracterizado por unas excelentes condiciones para navegar la travesía gracias la fuerte viento en esta zona del Mediterráneo Occidental. Pero, para entender mejor la importancia de esta regata, tenemos que retroceder 176 años atrás. 


Una ingeniosa solución

Barcelona sufría un bloqueo impuesto por los ejércitos carlistas durante La Revolta dels Mariners en Mayo de 1846. Esto puso en peligro a la ciudad condal, ya que se produjo una escasez de sal. 

Sin embargo, un hombre de negocios barcelonés dio con una ingeniosa solución: convocar a los más afamados navegantes de la época y presentarles un desafío. Se trataba de pagar los servicios de transportar sal de las Salinas Pitiüses a El Garraf, pero solo en función del orden de llegada. 

Esto significaba que los primeros en llegar cobrarían más, mientras que los últimos tal vez ni podrían pagar los salarios de los marineros. A pesar de sonar como una locura, trece embarcaciones aceptaron. En esa ocasión, la primera en llegar fue el Halcón Maltés, una goleta de Baltimore de 32m de eslora, patroneada por el griego Andreas Potrus


El comienzo de la regata

Tras el final de la Segunda Guerra Carlista, La Ruta de la Sal se dejó de realizar hasta que en 1989 ANAM la volvió a poner en marcha como la primera edición deportiva de La Ruta de Sal. En esta, las 36 embarcaciones que se alistaron fueron desde el puerto barcelonés de Port Ginesta hasta Las Pitiüses. 

Ya para el año siguiente, la participación se dobló hasta los 65 inscritos. Fue en 1991 cuando se creó la Versión Este de la regata, la cual sale desde el Club Náutico Denia. Entre estas dos versiones, ese año 119 embarcaciones zarparon para alcanzar las Pitiüses en primer lugar. 

El éxito de esta regata se ha hecho notar, ya que desde 1992 el número de participantes ha ido en aumento. Finalmente en 2000 se alcanzó la cifra récord de más de 300 inscritos, una cifra que se repite año tras año. 


El apoyo institucional a la regata

Desde sus comienzos, la Ruta de la Sal ha contado con el apoyo del Consell Insular d’Eivissa, el Instituto Balear de Promoción del Turismo y de la Conselleria de Turisme del Govern de les Illes Balears. Ellos se vuelcan para ofrecer estancia a los más de 3000 participantes y a sus acompañantes que vienen esos días a Ibiza. 

Además, la Conselleries de Comerç, Industria i Energia del Govern de les Illes Balears y los Ayuntamientos de Denia, Barcelona y Eivissa han estado colaborando para hacer de este acontecimiento náutico uno único.

Finalmente, la Sociedad Estatal de Salvamento y Seguridad Marítima de la Marina Mercante Española y la Guardia Civil del Mar colaboran con tareas de control y seguimiento marítimo.