¿Cómo afecta la demanda de superyates al planeta?

¿Cómo afecta la demanda de superyates al planeta?

Feb 17, 2022

Aunque el sector de los superyates es un mercado de nicho, las ventas de superyates en 2021 registraron un aumento récord. Esto, sumado a la escasez de suministros, hace que a los astilleros les resulte muy difícil mantener el ritmo de la demanda. ¿Cómo afectan estos hábitos de consumo al calentamiento global e impacto ambiental? 


Los ricos son más ricos

Según el índice Bloomberg, las 500 personas más ricas del mundo han obtenido ganancias por valor de 1 billón de dólares el año pasado. Esto puede atribuirse a los bajos tipos de interés y a los mercados en alza. Además, factores como el crédito barato y el mayor deseo de ocio solitario les permite comprar distancia social a un gran coste medioambiental. 

A medida que la conciencia medioambiental y la sostenibilidad aumentan, inesperadamente también lo hace el número de personas que compran superyates insostenibles. Recientemente, el Y721 de Jeff Bezos estuvo en el centro de las miradas al descubrirse que, para llegar al océano, habría que desmontar parte de un puente histórico

Si añadimos que viajar en yate sigue siendo una de las formas menos ecológicas de viajar, ya que consume unos 530 galones de gasoil marino en sólo una hora (lo que equivale a seis toneladas de emisiones de dióxido de carbono/hora), esto se convierte en una preocupación alarmante. 


La culpa es de la COVID

Sin embargo, podemos culpar en parte a la crisis de la COVID-19, ya que cada vez más millonarios y multimillonarios prefieren aislarse desde una fortaleza flotante. El sector de los superyates está en auge, y el número de embarcaciones en construcción ha alcanzado un nuevo récord. Según el Global Order Book de Boat International, hay más de 1.200 superyates encargados y en fase de construcción. Esto supone un aumento del 25% en el último año. 

Además, según un informe de la empresa de datos marítimos Vessels Value, en 2021 se vendieron 887 superyates, lo que supone un aumento del 77% en las ventas respecto al año anterior. 

"El mercado nunca ha estado más ajetreado, y yo llevo 20 años en el sector. Mucha gente dice que aprecia la seguridad de estar en un yate durante la pandemia. Pero también se debe a que, mientras que en épocas anteriores la gente con suficiente dinero estaba demasiado ocupada en la oficina para justificar la compra, hoy en día pueden trabajar desde cualquier lugar." -Will Christie, broker de superyates


Consumo excesivo de la élite

Los superyates ofrecen la libertad de trabajar desde cualquier parte del mundo. Entonces, ¿qué impide a los individuos que pueden permitírselo comprarlos? Peter Newell, profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Sussex, cree que este auge de los superyates perjudica enormemente al medio ambiente:

"Tanto si se trata de aviones privados como de viajes al espacio, no hacen más que levantar el dedo al resto de la sociedad. Es decadente. No se sienten cómodos con las limitaciones que conlleva aceptar la responsabilidad colectiva por el destino del planeta".

Richard Wilk, profesor de la Universidad de Indiana, afirma que el conjunto de los superyates sólo representa una pequeña parte de la emisión de gases de efecto invernadero. Sin embargo, estas emisiones son simbólicas, y sumando el impacto global total de los 2.000 multimillonarios en el planeta, acaba siendo muy significativo. 

Esto se debe a que, por término medio, los multimillonarios tienen una huella de carbono que es miles de veces mayor que la de una persona media. De media, la huella global de dióxido de carbono (CO2) es inferior a cinco toneladas. Se estima que Roman Abramovich, el máximo contaminador, es responsable de unas 33.859 toneladas de CO2 emitidas en 2018. Además, cerca de dos tercios de esto fue producido por su yate, el Eclipse de 162,5 metros de eslora. 


Falta de suministros y espacio de atraque

De forma alarmante, es posible que estas cifras hubieran sido aún mayores si no fuera por las consecuencias de la escasez de suministros. La crisis de la cadena de suministro mundial y la escasez de trabajadores hacen que los astilleros tengan más dificultades para producir nuevos barcos de lujo al ritmo de la demanda. 

Los nuevos aranceles impuestos por el gobierno de Estados Unidos han empujado a los fabricantes chinos a desviar su oferta y aumentar los precios de exportación. Además, China ha empezado a dar prioridad a estos materiales para los sistemas eólicos con el fin de generar energía sostenible. Esto ha hecho que, teniendo en cuenta el coste de otras materias primas, la mano de obra y los contenedores de transporte, lo que antes costaba 2.000 dólares ahora cuesta 20.000 dólares. 

Si te interesa saber más, lee este artículo: ¿Por qué no se construyen tablas de surf ni barcos?

Además, los puertos deportivos no se han adaptado tan rápido al aumento del espacio de atraque de los superyates. La mujer más rica de Australia, Gina Rinehart, se quejó desde la cubierta de su barco de la falta de espacio de atraque en Queensland. Cree que estos destinos se verán afectados porque los propietarios de superyates extranjeros tendrán menos probabilidades de visitarlos.